Desde el Ministerio de Sanidad se ha lanzado una guía de buenas prácticas para asegurar la vuelta a la empresa en óptimas condiciones, minimizando el riesgo de contagio.

Analizamos algunas de estas medidas en detalle resumidas en los siguientes puntos:

Pautas que deben tomar en el puesto de trabajo los empleados

  • Distancia de seguridad: Los empleados mantendrán una distancia mínima interpersonal de 2 metros.
  • Evitar el contacto físico: Es importante recordar evitar el contacto físico, hasta el simple hecho de dar la mano podría producir un contagio.
  • Evitar utilizar el equipo de los compañeros: Siempre y cuando sea posible, utilizaremos únicamente nuestro equipo y no el de nuestros compañeros. Si no queda otro remedio, tomaremos todas las precauciones posibles. Una vez hayamos hecho uso del equipo, procederemos con la desinfección.
  • Los empleados deben evitar tocarse los ojos, nariz o boca, ya que son las principales vías por donde puede acceder el COVID-19 a nuestro organismo.
  • Intentar facilitar la labor a los empleados de limpieza: Para ello, en el momento en el que termine la jornada, recoger lo máximo posible y desechar cualquier pañuelo o elemento relacionado con la higiene personal. Así evitarás que estos empleados se contagien.

Medidas que debe adoptar la empresa en las instalaciones

  • Se harán las adaptaciones adecuadas para garantizar la distancia interpersonal de 2 metros. Esta distancia se debe mantener tanto en la entrada y la salida al centro de trabajo, como en el momento en el que estén los empleados.
  • También se evitarán las aglomeraciones en los puntos de mayor afluencia. La entrada al trabajo se debe llevar a cabo de tal forma que se evite la acumulación de trabajadores en ciertos lugares.
  • Además de respetar a rajatabla el aforo máximo (con el porcentaje reducido dependiendo de la fase de desescalada en la que nos encontremos), también se debe de cumplir la distancia de seguridad con las personas que compongan este aforo. Si hay disponibilidad de espacio se implantarán mecanismos de control acceso en entradas.
  • La entidad tendrá que encargarse de facilitar EPIs (equipos de protección individual) que se adapten a la actividad o trabajo que se vaya a llevar a cabo, siempre y cuando no se puedan reducir o eliminar los riesgos con la instalación de ciertos elementos y/o la implantación de determinadas medidas o procedimientos.
  • Por si algún empleado manifestase síntomas del coronavirus en el puesto laboral, la empresa estará preparada ante tal eventualidad y tendrá un protocolo a seguir.

Pautas a adoptar con personas en contacto directo con el público

  • Se utilizarán mascarillas de forma continuada y se procederá con la desinfección de manos de manera periódica.
  • Si es posible, se trasladarán a los empleados a lugares en donde tengan menos contacto con los clientes.
  • En el caso de que ninguna opción anterior sea viable, la entidad podría ofrecer una licencia retribuida para el trabajador durante 14 días (si no hay baja médica).

Gestión de residuos

En el manual de buenas prácticas de Sanidad también se establecen algunas recomendaciones que se deben adoptar en la empresa para la retirada de residuos.

  • Cualquier elemento desechable, como un pañuelo, tendrá que ser eliminado en una papelera que tenga tapa y, si se pudiese, en aquella que se pueden abrir con un sistema de pedal.
  • Si algún empleado o directivo del entorno de trabajo presenta síntomas, se aislará la bolsa de basura que pueda haber utilizado. Esta se extraerá y se procederá con la colocación de una nueva bolsa.
  • Al principio de la pandemia de coronavirus, no se consideraba que los empleados de limpieza tuvieran una alta exposición al virus, pero ahora sí. En el momento en el que se haya terminado la limpieza, habrá un periodo de desinfección de manos con agua y un jabón adecuado que debería durar un tiempo mínimo de entre 40-60 segundos.

Tratamiento de los uniformes

Si hubiera uniformes en la empresa, o cualquier otro tipo de elemento que deba llegar el trabajador, estos serán embolsados y cerrados, llevándose hasta el lugar en el que se proceda con su lavado convencional.

Se recomienda que el lavado se haga a una temperatura de entre los 60-90ºC.

Uso y mantenimiento de los EPIs

La empresa no solo es responsable de ofrecer los EPIs, sino también de formar al empleado sobre su uso y sobre su mantenimiento.

La responsabilidad de la empresa no termina cuando se entregan estos equipos de protección individual, sino que también deben controlar que se utilizan correctamente.

Estas son las principales actuaciones y prácticas que se deben seguir en la empresa para proteger a los empleados ante el COVID-19.

Resumen
¿Qué medidas debería adoptar tu empresa para protegerse del COVID-19?
Título
¿Qué medidas debería adoptar tu empresa para protegerse del COVID-19?
Descripción
Analizamos las medidas que desde el Ministerio de Sanidad se han lanzado para asegurar la vuelta a la empresa en óptimas condiciones, minimizando el riesgo de contagio.
Autor